MDi

MDi es un material sumamente tecnológico, ecológico y resistente. Está disponible en placas de gran formato y grosor fino, para un control total del diseño con una excelente definición y una superficie suave al tacto.

MDi: ¿qué clase de material es?
Características del MDi
Encimeras y puertas de MDi
Cómo limpiar una cocina de MDi

MDi: ¿QUÉ CLASE DE MATERIAL ES?

MDi es el acrónimo de Mineral Design Innovation. Es un material producido a partir de la fusión a alta temperatura de minerales puros y desarrollado, tanto en la superficie externa como en el interior, con la tecnología Full Digital. Reproduce de forma acelerada la formación de rocas y utiliza chorros de agua (Tecnología H2O Full Digital) de tal modo que reduce el consumo de agua en un 70% y las emisiones a la atmósfera en más del 90%, y emplea tintas y esmaltes a base de agua, más ecológicos y sostenibles. El proceso de producción del MDi se basa en un 50% en el reciclaje y en la reutilización de materiales, haciendo de este material uno de los más ecológicos que existen.

CARACTERÍSTICAS DEL MDi

Las placas de MDi son suaves al tacto, no porosas e higiénicas, y son resistentes a las manchas, los golpes, los arañazos, los rayos ultravioletas, los choques térmicos y el calor, por lo que son muy duraderas. Su superficie compacta no absorbe los residuos de alimentos ni los líquidos, y es resistente a los productos de limpieza, de modo que su limpieza es fácil y rápida. Además, se somete a un tratamiento antibacteriano que previene la aparición de bacterias, hongos, virus y protozoos y, en caso de contacto con ellos, prevé su eliminación y evita su proliferación.

ENCIMERAS Y PUERTAS DE MDi

En la cocina, el MDi se utiliza tanto para las puertas como para las encimeras. Es muy versátil, pues existe en diversos grosores y decoraciones. Por ejemplo, Doimo Cucine utiliza placas de 4 mm que monta en las puertas Aspen del sistema All-arounD o bien placas de 12, 40 o 60 mm de grosor para las encimeras.

CÓMO LIMPIAR UNA COCINA DE MDi

El MDi es un material fácil de limpiar porque no absorbe el agua, es resistente a las manchas y a los productos de limpieza y se somete al tratamiento antibacteriano anteriormente mencionado, cuya eficacia no se ve alterada por el uso de productos de limpieza u otros agentes externos.
Para limpiar el MDi es preferible utilizar una esponja suave con un producto de limpieza neutro y aplicarlo de forma uniforme sobre la superficie, luego enjuagar y secar con un paño suave. Es aconsejable no frotar con fuerza porque esto podría crear cercos o áreas brillantes; en el caso de que tuviera que hacerlo, recomendamos hacer primero una prueba en una zona poco visible.